Cómo evitar distraerte en Facebook si trabajas con redes sociales

Si eres Community Manager tu trabajo consistirá pasar gran parte de tu día navegando en aplicaciones y redes sociales que fueron pensadas para distraerse. El detalle está en que tienes trabajo que hacer, entregas que cumplir y ¡no puedes darte el lujo de perder el tiempo! Bueno, al menos no tanto, porque sino, el trabajo tardará más en lograrse, el jefe se molestará y pudieras perder tu empleo, o no ser tan eficiente como lo serías sin tantas distracciones.

Hay personas para las cuales esto no resulta un problema: ingresan en Facebook, por ejemplo, hacen lo que tienen que hacer sin mirar a los lados, y se desconectan. Pero hay otras que se quedan viendo el timeline,  se ponen a chatear y a ver videos o a postear… en su perfil personal. Es una gran tentación, claro que sí, pero si es tu objetivo ser un profesional en las redes sociales… tienes que actuar profesionalmente.

Una recomendación para Facebook (que solemos manejarlo desde nuestros perfiles personales ya que las páginas sencillamente agregan administradores) es que crees un perfil adicional, donde no tengas amigos :( y que uses sólo con el fin de trabajar. De esta forma, cuando te conectes, no te distraerás con el chisme. En el caso de Instagram o Twitter, por ejemplo, creo que es más sencillo mantenerse alejado de lo que está publicado (al menos en mi experiencia) porque si manejo cuentas que personalmente no tienen nada que ver conmigo, quizás no me interese revisar qué han publicado las personas a las que éstas siguen. ¡Y cuidado con olvidarte que estás conectad@ con la cuenta del cliente! No vayas a darle Me Gusta al contenido equivocado, comentar, o dejar de seguir cuentas si no estás seguro que lo estás haciendo desde tu cuenta personal. Para que esto no suceda, desconéctate cada vez que termines de hacer algo en la cuenta del cliente.

Así trabajes o no con redes sociales, navegar en Internet durante horario productivo puede ser una gran tentación que afecte nuestro rendimiento laboral. Incluso tener el teléfono cerca nos afecta nuestras actividades diarias si empezamos a recibir mensaje tras otro. Si esto te distrae, entonces apágalo cuando necesites concentración. Y en el caso de las redes, cierra sesión, ¡y no entres!